La Luz de la Conciencia

«Lo único peor que no tener vista es no tener visión».

Esta frase de Hellen Keller resume en pocas palabras la importancia de poder tomar conciencia de las cosas para poder elegir lo mejor para uno mismo, sobre todo porque muchas veces lo que deseamos no es lo que necesitamos.

Y Hellen Keller sabe de esto por dos motivos: quedó sorda y ciega al año y medio de vida y sin embargo, a pesar de esas supuestas limitaciones, llegó a ser una famosa conferencista y escritora de nivel mundial.

Hellen Keller

La toma de conciencia nos da visión, ilumina una situación. Por eso se le llama tener un momento de «iluminación». No se trata de vestirse de naranja como un monje tibetano ni de aislarse en un monasterio, sino que iluminarse se trata simplemente de «darse cuenta» de algo. Nos «cae la ficha». Así de simple y así de difícil.

Difícil porque hasta que no tomamos conciencia estamos ciegos para saber en dónde estamos parados. Es por eso que no se puede juzgar personalmente a quien no ha tomado conciencia de una situación. Ya lo dijo el mismísimo Jesucristo mientras lo estaban crucificando: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen». Se requiere un altísimo nivel de evolución y conciencia para tener una actitud así en semejante momento. Puro amor.

«Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen»

Sin embargo, es cuando aparece la luz de la conciencia que comenzamos a tener visión. Visión para ver dónde estamos parados, para ver por qué estamos donde estamos, para darnos cuenta que somos los únicos autores de nuestra situación y circunstancia. Visión para ver qué es lo que tenemos que hacer para salir de una situación y emprender el camino hacia otra vida. Una vida que soñamos.

Es por esto que resulta tan importante en nuestra vida, dejarle lugar a esa luz. Cuestionarnos si nos sentimos inquietos, si no estamos felices con algún aspecto de nuestra vida, con nuestra vida de pareja, con nuestra familia, con nuestros amigos. Con nuestra salud, nuestra profesión o nuestra situación económica.

Por el contrario, no evadirnos de esos sentimientos con distracciones. Porque en el fondo, esa evasión responde al miedo. Al miedo a enfrentar nuestros fantasmas, nuestras sombras. Por eso nos evadimos. Porque enfrentar el miedo, abrirnos, implica dejarle lugar a la luz de la conciencia, a la verdad. Y la verdad una vez que entra, es implacable. No perdona. La luz todo lo cubre.

Iluminación y conciencia

Porque la toma de conciencia implica posibilidad de cambio, y el cambio nos asusta. Nos empuja a lugares desconocidos, y eso nos da miedo. Por eso, en definitiva, es tan importante como dice Keller, tener visión. Porque la visión nos hace atravesar el temor. La visión guiada por el amor, trasciende el miedo, lo desvanece, y surge la plenitud. Y no hay nada más hermoso que atravesar la vida con la mayor plenitud posible.

Federico Medina

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Situaciones y Relaciones Tóxicas, Son de Verdad Tóxicas?

La sociedad, los medios y la moda actual, nos dice y nos repite permanentemente sobre «lo tóxico», sobre todo referido a «personas tóxicas».

Ahora, sobre las situaciones y las personas tóxicas hay que aclarar algo: cuando aparecen en nuestra vida, es porque nosotros las atraemos casi siempre de manera inconsciente. Entonces, en todo caso, los tóxicos seríamos nosotros también.

Por otro lado, estas situaciones y personas «tóxicas» las atraemos para aprender y evolucionar, mejorar como personas. Pero para esto es necesario algo que no está de moda mencionar porque es algo difícil de hacer: tomar conciencia que justamente uno mismo atrajo eso para aprender.

Y así, tomando conciencia, podemos atravesar esa situación o convivir con la persona «toxica», buscando siempre aprender de ella. Por eso es que no coincido para nada con etiquetar a las personas o situaciones de «tóxicas» como si uno fuera el «sano» perfecto que simplemente despacha personas y situaciones porque se siente incómodo.

Quien se comporte siempre así, está claro que se terminará quedando sólo y en un mismo lugar, sin vivir las experiencias más enriquecedoras de la vida, con las que más aprendemos.

Personas «Tóxicas»

Esto no quiere decir tener que aceptar cualquier situación o a cualquier persona. No. Es uno quien debe poner el límite de hasta dónde convivir con estas situaciones o personas para aprender y no terminar dañados. Esto es algo totalmente subjetivo, pues algo que puede ser tolerable para uno, puede no serlo para otros.

Este tema aplica a los distintos ámbitos de nuestra vida, tanto a una relación con otra persona (pareja, familiar, amigos) como a la relación con nuestra salud (por ejemplo, el sobrepeso y la obesidad) o a nuestra situación económica (estar quebrados o en una situación de carencia).

A pesar que son distintas áreas, los principios son los mismos, y en lo personal creo que ni las personas ni las situaciones son tóxicas de por sí. Mucho menos puede llamarse de toxico a algo que nos da la inmensa posibilidad de crecer y ser mejores.

La Noche Oscura del Alma

Es por esto que el santo poeta San Juan de la Cruz le dedicó a modo de agradecimiento, su poema más hermoso y conocido a sus debilidades y sus «pecados»: La Noche Oscura del Alma. En él demuestra su agradecimiento a sus debilidades y sus pecados, porque fue gracias a ellos que logró tomar conciencia, aprender y mejorar como persona.

Por eso, la próxima vez que etiquetemos a alguien o algo de «tóxico», prestemos atención y pensemos por qué trajimos esa situación o persona, y sobre todo para qué la atrajimos. Para aprender qué cosa. Y de este modo es como iremos mejorando cada vez más en todas nuestras áreas de la vida.

Federico Medina

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

La Lección de Rocky Balboa

Desde chico amo ver las películas de Rocky creadas por Silvester Stallone. Recuerdo que con mis amigos las veíamos y luego de verlas y emocionarnos hasta las lágrimas, nos poníamos a jugar a que eramos Rocky, Apollo, Cluber Lang o Ivan Drago.

Sin embargo lo más importante que me ha quedado de esas películas son dos momentos fundamentales desde mi punto de vista. El primero, ocurre durante el round 14 de la pelea de Rocky con Apollo Creed, momento en el cual este último lo vapulea a Rocky hasta que lo tira, y llega el conteo del árbitro.

Mientras se da el conteo, Apollo se da vuelta dando la espalda a Rocky, levantando los brazos en son de triunfo, creyendo que aquel ya no se iba a levantar, pues siendo el campeón del mundo, le había dado una paliza durante toda la pelea. No había chance que Rocky se levante….

Sin embargo, mientras el árbitro contaba, Rocky había comenzado a aferrarse a las cuerdas, colgándose para buscar fuerzas de donde pudiera para poder levantarse. Su entrenador Micky y todos quienes veían la pelea, le pedían que ya no se levante, que ya estaba bien, que era suficiente. Que había dado todo. Pero Rocky no pensaba lo mismo. Y sacando fuerzas del ultimo lugar de su corazón, logró ponerse de pie.

Al ver esto, Apollo Creed lo mira con la cara desencajada, no entendiendo lo que estaba sucediendo, resignado, como diciendo «quién es este hombre», no pudiendo creer lo que veían sus ojos. Mientras tanto Rocky lo seguía desafiando.

La pelea termina en forma dramática en el round final. Lógicamente gana Apollo por puntos. Sin embargo, la lección del round 14 es el gran mensaje de la película: cuando ya creas que no puedes dar más, cuando creas y estés convencido que lo has dado todo, sigue adelante y da un poco más.

Si te caes 9 veces, levántate 10. Si te golpean 15, levántate 16. Porque de eso se trata vivir. Y aquí es donde aparece nuevamente esta misma lección en la película Rocky 6, pero esta vez no se da en una pelea sino en una charla que tiene Rocky con su hijo.

En este caso su hijo estaba actuando como víctima de sus circunstancias laborales y de vida, quejándose de «ser el hijo de…» y que eso no le permitía crecer en la vida. A lo que Rocky le contesta de forma tajante aunque amorosa «voy a decirte algo que ya sabes, el mundo no está hecha de rayos de sol y arco iris, la vida es dura, y nadie te va a golpear tan duro como la vida».

«Pero no importa que tan duro te golpean, se trata de aguantar los golpes y seguir avanzando. Así es como se gana. Si tu sabes lo que vales, ve y consigue lo que mereces, pero tendrás que soportar los golpes; y no puedes estar diciendo que no estás donde querías llegar por culpa de él, de ella, ni de nadie. Los cobardes hacen eso, y tú no lo eres. Tu eres capaz de todo».

De este modo se dan dos de los momentos más épicos e importantes de la saga de Rocky, donde se ve bien claro el mensaje que quiere enviar su director al mundo. Para crecer en la vida, debemos ganarnos nuestro lugar, y eso no es gratis. A mayor ambición, mayor es el precio a pagar y los golpes a soportar. Pero también mayor es la gratificación.

No es casual que Stallone haya basado toda su saga de Rocky en este mensaje de superación personal como esencia. Basta conocer un poco su vida para darse cuenta que de alguna forma sus películas son una especie de autorretrato ficcionado. El camino del héroe se vuelve a hacer presente como lo hicieran los héroes de la antigua Grecia o Roma. El mensaje fue, es y será eterno.

Federico Medina
Life & Wellness Coach

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

No Hay Éxito Sin Esfuerzo

Si hay algo de lo que puedo estar seguro a esta altura de mi vida, es que no existe el éxito sin esfuerzo.

De hecho, cuando me pongo a reflexionar sobre aquellos aspectos en los que -según yo- he tenido éxito, en todos ellos veo en común que a partir de cierto punto he tenido que poner más y más esfuerzo. Y que cuanto más lejos quiero llegar, más esfuerzo implica.

Por ejemplo, cuando era chico y debía rendir en el colegio, tenía que sentarme a estudiar, por mucho que odiara estudiar. Luego, en la universidad, para poder recibirme de abogado, tuve que pasarme cientos de horas leyendo y estudiando para aprenderme las leyes y los libros para rendir los exámenes.

A los 21 años llegué a jugar al rugby en la primera división del Club donde jugaba, en Buenos Aires, llegando a ser uno de los goleadores del torneo de primera división durante varios años. Para lograr esto, tuve que entrenar más que lo habitual, pasarme cientos de horas pateando a los palos hasta que los movimientos salieran automáticos.

Jugando rugby en la Primera División del Torneo URBA, año 2001

Por otro lado, hace ya muchos años que me dedico a la abogacía, y en la especialidad que hago (salud) ya soy bastante experto en virtud de la cantidad de horas a la semana, al mes y al año que le dedico a la práctica de la profesión.

Lo mismo puedo decir del Desarrollo Personal: hace más de 13 años que descubrí la autoayuda y el desarrollo personal, y desde entonces le he dedicado miles y miles de horas a su aplicación (en mi propia vida y aconsejando a los demás) en las relaciones, la salud y la abundancia, y también he descubierto que como en los demás aspectos, para crecer como persona hace falta mucho esfuerzo.

Desde entonces he leído cientos de libros, realizado cursos y «coacheado» a muchas personas. He buscado aplicar estrategias, herramientas y técnicas para mejorar mi vida en sus diferentes áreas, a través de pruebas y errores, lo que me ha dado momentos de muchísima alegría y de gran dolor también. Pero siempre algo he tenido claro: todo ese aprendizaje es para ser un mejor yo. Y en todo esto, siempre ha habido y continúa habiendo un gran esfuerzo.

Mi primer libro de desarrollo personal, comprado en 2004

Esto implica tanto para aplicarlo en la propia vida como para ayudar a los demás a evolucionar como personas en su propia vida. Sin esfuerzo no hay éxito. Sólo que en el desarrollo personal el esfuerzo requiere muchas veces dolor y sufrimiento aún mayor, porque lo que está en juego es más grande: nuestra propia vida y realización personal.

Lo mismo puedo decir de mi evolución corporal. Hace ya más de seis años que me comprometí con mi salud y mi cuerpo y decidí cambiar mis hábitos, y desde entonces, he sostenido día a día esa decisión, lo que conlleva un esfuerzo diario. En la siguiente foto se puede ver esa evolución en mi cuerpo.

Evolución corporal de 6 años

Ahora, que haya esfuerzo no quiere decir que no haya disfrute. El disfrute, como todo, es algo que se aprende, y con el esfuerzo sucede igual: se aprende a disfrutarlo. Nuestra mente aprende a disfrutar los desafíos y el esfuerzo para lograr superar esos desafíos, y creo que ahí radica el agran secreto.

Ahora, por qué no hay éxito sin esfuerzo? Porque el éxito no radica en el resultado. El éxito no se encuentra en la relación hermosa que podemos tener con nuestra pareja o nuestros hijos, ni en el cuerpo perfecto o salud a prueba de balas, ni en tener una cuenta bancaria repleta de dinero.

No. El éxito está en QUIEN nos convertimos para lograr esas cosas. El esfuerzo constante nos va moldeando, nos va puliendo poco a poco, para que vayamos siendo cada vez mejores. Y esto en definitiva es el exito: lograr ser una mejor versión de nosotros mismos en esta vida. Ser mejores que quienes éramos y dejar el mundo mejor que como lo encontramos.

Por eso no creo en el éxito repentino, en la suerte ni en el logro sin esfuerzo. Y la vida me lo ha enseñado a golpes. Y a golpes voy aprendiendo. Lo que va cambiando, es que cada vez uno se hace más resistente a los golpes.

Federico Medina
Life & Wellness Coach

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Las Dos Fuerzas: el Amor y el Miedo

La mayoría de la gente cree que las dos fuerzas opuestas que existen en esta vida son el amor y el odio. Y basta ver los noticieros y parte de la realidad misma para creer que es así.

Sin embargo, sólo la mitad de esa creencia es correcta. El amor es una de esas fuerzas; sin embargo su opuesto no es el odio sino EL MIEDO, el temor. El odio es una consecuencia de ese miedo. Es una emoción defensiva surgida del miedo.

El amor y el miedo son como el agua y el aceite, donde hay uno, no puede estar el otro. Si hay amor no hay miedo. Y donde hay miedo, no puede haber amor.

Las manifestaciones físicas incluso, de ambos poderes son totalmente antagónicas: cuando tenemos miedo, nos achicamos, nos hacemos mínimos, nos acurrucamos, queremos que alguien de afuera nos proteja. Desconfiamos de todo, nos sentimos inseguros. Nos sentimos sin energía y sin ganas de nada, porque el miedo paraliza.

Por el contrario, cuando sentimos amor, nos expandirnos, nos abrimos, sentimos que el mundo cabe dentro nuestro, que todo lo podemos, nos llenamos de seguridad y confianza en nosotros mismos. Nos sentimos llenos de energía y con ganas de hacer cosas, de movilizarnos. El miedo nos pone en movimiento.

Lo importante en todo caso, en ambos casos, es tener la suficiente conciencia para prestar atención a ese estado en el que nos encontramos para poder observarlo y llegado el caso, cambiarlo. Si, cambiarlo. Porque es totalmente posible cambiar los estados emocionales y los estados de ánimo si tenemos las herramientas necesarias para hacerlo. Y hablo principalmente de salud de un estado de miedo para llenarnos de amor.

Si nos encontramos en un estado lleno de amor, el desafío es permanecer en él o al menos manejar la intensidad de ese estado sin que se pueda del todo. Todo esto es muy posible si aprendemos a vernos a nosotros mismos, si aprendemos a conocernos a fondo.

En definitiva, el desafío es tomar conciencia de esa emoción o estado de ánimo que estamos sintiendo, identificarlo y eventualmente aprender a modificarlo para mejorar así nuestra salud emocional, mental e incluso física, ya que están íntimamente relacionados.

Federico Medina
Life & Wellness Coach

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

La Ansiedad Constante Atenta Contra Tu Salud

Todos sabemos que la ansiedad constante atenta contra la salud. Pero no sólo la ansiedad daña tu salud mental y física, sino también el recurso típico al que recurre la gente para solucionarla: Los ansiolíticos. Por eso es mejor buscar y atacar las causas más que paliar los síntomas.

En Argentina, país en el que vivo, la mitad de la población adulta toma ansiolíticos para combatir los síntomas de la ansiedad. Sí, los síntomas, porque eso es lo que hacen los ansiolíticos, atacar los síntomas pero nunca las causas de fondo de la ansiedad. 

No soy médico, en virtud de lo cual, no voy a juzgar si está bien o no prescribir ansiolíticos a 5 de 10 personas adultas. Pero lo que sí puedo decir como coach de wellness, es que si 5 de cada 10 adultos toman ansiolíticos en Argentina (y entiendo que el mismo patrón o parecido se debería repetir a nivel mundial), pues el futuro de la salud mental de nuestra población no se ve muy alentador. 

En coaching es sabido que así como el sentimiento de culpa proviene de una constante preocupación por el pasado, el sentimiento de ansiedad surge de una constante preocupación por el futuro y sobre todo, su necesidad u obsesión por poder controlarlo.

Las personas controladoras y perfeccionistas suelen ser extremadamente ansiosas, lo que les impide poder disfrutar de aquello que estén viviendo en el momento presente. Y esta incapacidad de vivir y sobre todo de disfrutar el momento presente, es lo que lleva a una sensación permanente de infelicidad, de falta de plenitud y de vacío, porque si existe algo evidente en esta vida, es la imposibilidad de controlarlo todo. 

Sin embargo, esto tiene solución. Y claramente no hablo de soluciones médicas ni de píldoras mágicas. Paradójicamente la solución está en aquello que las personas ansiosas pueden hacer: avocarse a vivir con plenitud y entrega el momento presente. Aceptar que no se puede controlar todo y sobre todo, es imposible controlar los acontecimientos futuros simplemente porque son eso: futuros, y no tienen entidad en el presente, es decir, no existen aún. Y lo que aún no sucede, pues, no existe.

Ahora, esto no quiere decir que no planifiquemos para el futuro. No. Por supuesto, cierta ocupación en el presente para poder cumplir nuestras metas y objetivos a futuro, es sana. Pero la propia frase lo establece: cierta “ocupación en el presente”. Es decir, la meta y los objetivos futuros, deben estar presentes como una luz tenue de fondo en nuestra vida, que siempre está presente para iluminar nuestro camino, pero que no nos encandila al punto que no podemos ver y ocuparnos del camino mismo. Es más vivir la meta en el presente que vivir nosotros en el futuro. Una gran diferencia. 

En definitiva, si queremos dejar de sufrir de ansiedad constante y permanente, si queremos dejar de depender de medicación psiquiátrica como los ansiolíticos, que además es sabido que generan daños en nuestro sistema neuronal y cerebral, causándonos dependencia física, así como los antidepresivos; entonces comencemos a buscar la forma de adquirir la capacidad de vivir cada vez más el momento presente y disfrutarlo para poder así, lograr un mayor estado de felicidad en nuestra vida.

Federico Medina
Life & Wellness Coach

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.


El Derrape de Fin de Semana

Hoy es lunes, para muchos, el peor día de la semana. Quizá porque se dedican a algo que no aman y su trabajo es una carga insoportable, quizá porque tienen que intentar retomar la dieta y el entrenamiento, y lo más probable es que estén teniendo muy poco éxito en eso. Sobre todo, porque el fin de semana se han “permitido y premiado” en exceso en cuanto a la comida, la bebida y la fiesta se refiere.

Y saben que eso tiene un precio y ya hace muchos años que lo vienen pagando: el sobrepeso, los dolores corporales, cefaleas, insomnio, el estrés, el sedentarismo, la falta de energía, la apatía, la depresión, la ansiedad y la culpa, entre otros.

Esta gente no termina de entender por qué les pasa lo que les pasa. Por qué no pueden terminar (a veces ni comenzar) de cambiar sus estilos de vida tan perjudiciales. Buscan dietas mágicas con nombres raros, dietas que el mercado les dice una y otra vez que (esta vez) será la definitiva. Y se embarcan una vez más, ya casi resignados, a intentar poner en práctica las mismas fórmulas de siempre: comprar “viandas” milagrosas, batidos mágicos, restringir la cantidad de comida diaria, contar calorías, y sobre todo, sufrir de lunes a viernes.

Así llega el fin de semana y en el momento de darse un “permitido”, sobreviene la locura, el descontrol…. EL DERRAPE. Y sí, el cuerpo viene acumulando hambre hace días y su instinto de supervivencia es imparable. Hay que comer y beber din freno, total es fin de semana y me lo merezco por haberme privado toda la semana. Y así esta gente termina dándose sus grandes banquetes y fiestas gastronómicas durante dos días, para llegar al lunes y sentir una inmensa culpa e impotencia. Y lo peor de todo, continuar viendo la falta total de resultados. Y así pasan las semanas, los meses, los años, y los cambios son sólo para peor: cada vez más gordos, más cansados, más viejos y más estresados. Y después se preguntan, qué están haciendo mal….

En estos casos, el error es de base: el error principal es HACER DIETA. Restringir la cantidad o el tipo de alimentos y contar calorías, es algo completamente antinatural y estresante de por sí. No tener la posibilidad de comer lo que nos gusta automáticamente nos va a generar malestar físico y mental. Y ya sabemos que la represión no lleva a buen puerto cuando buscamos extenderla en el tiempo. 

Entonces, si hacer dieta es un error, qué es lo que sería lo correcto? Lo correcto es APRENDER A COMER. Aprender a NUTRIRSE. El cuerpo lo que necesita es estar nutrido y saciado de manera correcta y constante, para poder utilizar energía y funcionar de manera óptima. Si el cuerpo no está nutrido, va a ingresar en lo que se conoce como “estado de supervivencia”, por lo que va a buscar la mejor manera que tiene para sobrevivir en el tiempo: generar reservas de energía para el futuro. Y esto lo hace acumulando grasa en el cuerpo. 

Es por esto que bajar de peso y de grasa corporal, nada tiene que ver con “hacer dietas” milagrosas durante un tiempo hasta dejar el cuerpo como nos gustaría tenerlo, para poder volver a comer todo lo que nos gusta. Pues el error es buscar una meta de nuestro cuerpo con desesperación por llegar para poder decir “bueno, ya logré el cuerpo que quería”, ahora puedo comer lo que me gusta para siempre. 

No. Bajar de peso y grasa corporal, lograr un cuerpo esbelto y atlético pasa por otro lado. Pasa por lograr cambiar los hábitos de nutrición, de actividad física y de descanso. Mientras no aceptemos esto y no aprendamos a hacerlo, cualquier tipo de dieta que hagamos, nos va indefectiblemente a llevar a “derrapar” los fines de semana, los feriados, navidad, año nuevo o cualquier excusa o evento que queramos poner para poder comer y beber sin control y con culpa. 

Federico Medina
Life & Wellness Coach

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Obesidad y Muerte

Hace ya varias semanas, se conoció la noticia de la muerte de un ex participante del programa televisivo argentino, Cuestión de Peso. Lamentablemente, no es el primer fallecimiento ya que han habido otros tantos casos de ex participantes que han terminado del mismo modo. 

En honor a la verdad, nunca tuve interés en ver ese tipo de programas televisivos, y en general, no tengo interés en la televisión, por eso hace 5 años que no utilizo este servicio. Por ende, no lo veía ni sabía de qué se trataba más que por lo que se comentaba de él. 

Sin embargo, he tenido la posibilidad de conocer personalmente a un ex participante de dicho programa, quien me ha informado de ciertas cosas que sucedían tras bastidores y que demuestran -desde mi punto de vista-  como mínimo, una irresponsabilidad profesional alarmante, además de una tremenda falta de humanidad. 

Entre las cosas que me dijo esta persona, me mencionó que dentro del lugar en el que se hacía el programa, durante las comidas, a los participantes (recordemos que estamos hablando de personas con obesidad, obesidad mórbida y/o sobrepeso) se les daba para beber Coca Cola light y comer pan de salvado tostado con queso blanco, turrones y barras de cereal para las colaciones. 

Este tipo de alimentos, por si no se sabe, es directamente perjudicial para quien padece obesidad. Es como echar un bidón de gasolina al fuego. Las harinas refinadas y los azúcares añadidos, son la principal causa de los picos de insulina en el organismo. No hace falta aclarar el efecto que puede tener la harina en forma de pan o un vaso de gaseosa dietética en una persona con obesidad.

Por otro lado, se les restringía las porciones a los participantes (se les daba raciones del tamaño de la palma de la mano), logrando de este modo que llegaran con mucha hambre al momento de las correspondientes comidas. Es sabido que restringir excesivamente las porciones, nos hace llegar con mucho más hambre a la próxima ingesta, lo que puede llevar a los clásicos «atracones».

En ciertas ocasiones, para el programa, la producción llevaba a los participantes  a un restaurante de tenedor libre el día del «permitido», para -supuestamente- mostrar cómo muchos participantes alegaban comer en sus casas o cuando no hacían dieta. Sin embargo esto resultaba ser muy perjudicial para ellos ya que nuevamente, terminaban dándose grandes atracones, lo que daba mucho raiting pero perjudica más a la salud.

Lo que demuestra esto, es una clara falta de ética profesional y de humanidad hacia los participantes de dicho programa que padecían una enfermedad grave. Y una repudiable y vergonzosa actuación de los responsables de la producción del programa, porque todos sabemos que el morbo, vende (publicidad), y estos picos de raiting que marcaba el programa allá por el año 2006, estaban asociados a la hiper exposición de personas que padecían una enfermedad mortal. El dinero a cualquier costo. En este caso, el costo terminó siendo la vida de varios ex participantes.

La productora Endemol (Canal 13) y los responsables del programa, contaban con la participación y asesoramiento del Dr. Alberto Cormillot, quien es médico y se especializa hace muchos años en nutrición. De hecho, tiene una clínica destinada a esto. 

Además de la clínica, tiene todo un negocio de dietas y viandas montado a base de marketing y publicidad, que trabaja con la precisión de un reloj suizo. Esto lo conozco a la perfección ya que, tristemente mis propios padres han sido víctimas innumerables veces de sus famosas dietas. Sin embargo mis padres, a pesar de haber hecho todo lo que dichas dietas establecen, continúan con mucho sobrepeso.

Sin embargo, a pesar de todo este imperio, por lo que se ve, él pertenece a la vieja escuela de dietas y nutrición, donde lo que hacen y recomiendan es contar calorías en las ingestas diarias, restringir las comidas y guiarse por una balanza, sin tener tanto en cuenta si esas calorías que se ingieren vienen de verduras, carnes o comida procesada, como harinas refinadas y azúcares varios.

El problema principal de este tipo de dietas es el siguiente: hoy en día, está científicamente demostrado que la ingesta de azúcares añadidos y harinas refinadas, genera los famosos «picos de insulina» que ponen al cuerpo en situación de hambre y supervivencia, generando así el crecimiento de las células adiposas (grasa) del cuerpo, que se defiende para no pasar hambre en el futuro.

Lo mismo sucede cuando las raciones de comida son mínimas (sumado al anterior factor), el cuerpo pasa hambre y el mecanismo de supervivencia se activa, funcionando del mismo modo. Esta combinación en un cuerpo habituado a este tipo de cosas (un cuerpo obeso o con sobrepeso) es fatal. 

Sin embargo, es cierto que en el corto plazo, sobre todo ante la disminución de las raciones de comida, el cuerpo se deshincha. Pues absorbe buena parte de los líquidos y comienza a quemar la masa muscular. Por eso a los pocos días y semanas de aplicar este tipo de dietas restrictivas, la persona siente que está bajando de peso. Pero esto a largo plazo no es sostenible en el tiempo, y aquí es donde se dan los famosos «rebotes».

Pero lo más grave del asunto, es que quienes dirigen y producen este programa televiso, se supone que buscan asesorarse por profesionales de la medicina y la nutrición. Lo cual lo hace aún más grave. Pues no resulta aceptable que estos profesionales del tema ignoren a esta altura, este tipo de conceptos; en virtud de lo cual, se podría llegar a pensar que, dichos profesionales simplemente utilizarían estas  estrategias alimenticias para generar el mencionado «rebote» y que la persona tenga que volver a recurrir a negocios como el del Dr. Cormillot, en este caso. Como lo han hecho innumerables veces mis padres.

Habría muchísimo más para decir sobre este tema, pero lo iré desarrollando por partes debido a su amplitud. Para concluir, cabe mencionar que es fundamental que quien quiere cambiar su vida, quien quiere transformar su salud y su cuerpo, además de ponerse en manos de alguien que sabe (cosa que un título universitario y una maquinaria de marketing y publicidad evidentemente no garantizan), tenga la intención de aprender al menos los conceptos básicos del bienestar y la salud física, para de este modo no caer presos de gente inescrupulosa que a través de un show televisivo sólo busca lucrar a costa de la salud y la vida de los demás.

Federico Medina
Life & Wellness Coach

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!  

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Cómo Superar el Cansancio, la Fatiga y la Falta de Energía

Cuánta gente conocemos que vive cansada, fatigada y falta de energía? Amigos, familiares y conocidos que se la pasan quejándose de su cansancio constante, de sus jaquecas, sus dolores musculares y articulares, o de su malestar general. Lamentablemente, esto es moneda corriente en nuestra sociedad. Gente que no puede dormir si no toma calmantes, ansiolíticos o antidepresivos para frenar su cabeza durante la noche. O que no puede comenzar su día sin su “aspirina diaria” prescripta por su médico de cabecera. O que no se va a la cama sin su copa de vino o vaso de cerveza diario y sus series de Netflix o del Streaming que sea para distraer un poco la mente de la carga del día. 

Triste, pero real. Hay muchísima gente que vive en esta situación o parecida, y como consecuencia, viven su vida como una carga en términos generales, con ciertos momentos de felicidad o alegría pasajera, que usualmente resultan ser distracciones de sus “obligaciones” cotidianas. 

Sin ir al fondo de la cuestión, -pues las causas finales de este tipo de situación pueden llevar indefectiblemente al propósito final de la propia vida que se está viviendo-, a continuación enuncio cinco (5) tips o consejos para poder de a poco superar ese cansancio, fatiga y falta de energía que tanto afecta a las personas hoy en día y que termina perjudicando nuestra salud en general y que inevitablemente con el tiempo llevará a enfermedades graves.

1.- ALIMENTACIÓN: DISMINUIR HARINAS REFINADAS, AZÚCARES AÑADIDOS Y COMIDA PROCESADA. Hoy en día es sabido y está científicamente demostrado, que las harinas refinadas y los azúcares añadidos son altamente adictivos y al mismo tiempo perjudiciales para nuestra salud. No nutren al cuerpo en modo alguno ni lo hacen sentir saciado. Por el contrario, el cuerpo se siente permanentemente con hambre por no recibir los nutrientes necesarios y si principalmente le damos este tipo de alimentos basura, el cuerpo reaccionará como debe hacerlo para sobrevivir: acumular grasa para dejar de pasar hambre en el futuro. Por eso, lo ideal es cortar o disminuir al máximo posible este tipo de alimentos. Ya esto sólo, producirá un cambio muy grande y aumentará la energía corporal. 

2.- ACTIVIDAD FÍSICA: 10 A 15` DIARIOS DE EJERCICIO. Nuestros cuerpos fueron hechos para moverse. Estructuralmente, nuestros cuerpos, en términos generales, siguen siendo como los de los cavernícolas, que necesitaban moverse constantemente para conseguir alimentos y para huir de las bestias o de los enemigos que querían matarlos. A pesar de que hoy en día no debemos cazar nuestra comida para alimentarnos, ni debemos huir de animales salvajes o de tribus enemigas, nuestra estructura corporal, nuestra genética, está hecha y preparada para ello, por lo tanto, necesitamos mantenernos en movimiento. En lo personal, entiendo que lo mejor es el ejercicio con peso, ya sea este el propio cuerpo o con pesas. También los ejercicios de intervalos de alta intensidad o las caminatas. Con hacer de 10 a 15 minutos diarios de estos ejercicios, combinado con la aplicación del punto uno, nuestro cuerpo se irá transformando. 

3.- DESCANSO: CAMBIAR HÁBITOS DE SUEÑO. Debemos cambiar nuestra rutina al momento de buscar dormir. Es muy importante cenar temprano para no irse a la cama con el estómago lleno, por eso se recomienda cenar dos o tres horas antes de irse a dormir. También es importante “bajar las revoluciones” una vez que estamos en la cama: lo ideal es dejar el celular de lado, evitar las series y en su lugar leer un libro. Sin dudas, esto llevará a un sueño rápido. Si está acostumbrado a tomar pastillas para dormir y quiere dejarlas, consulte primero a su médico que se las prescribió. Pero si las deja y ve que los primeros días no puede conciliar el sueño, aguante, no recurra inmediatamente a las pastillas, y verá que en poco tiempo irá conciliando el sueño de manera normal. Procure también, dormir en total oscuridad y silencio, sin luces o ruidos que lo molesten. Y por último, busque dormir al menos 7 horas cada noche. Si usted lleva a cabo los puntos 1 y 2 CON CONSTANCIA, le garantizo que no tendrá mayores problemas para conciliar el sueño.

4.- TENER MÁS Y MEJOR SEXO. El sexo es una de las cosas más lindas de la vida, si se lo vive bien, sin culpas y a pleno disfrute del momento. No voy a dar consejos sobre posiciones ni con quién se debería tener relaciones sexuales, pero lo que sí puedo garantizar, es que el sexo es salud. El sexo bien vivido, nos hace sentir mejor, libera endorfinas, nos rejuvenece, mejora nuestra autoestima, nos hace sentir deseados y bellos. Y además, cuando la “sesión” sexual tiene buena duración, es un buen ejercicio cardiovascular. Nos ayudará a dormir mejor y nos dará hambre que deberíamos aprovechar para comer comida saludable. En cuanto a la cantidad de veces que se debe practicar el sexo, entiendo que eso es muy personal, aunque hay muchos sexólogos que hablan de al menos, dos o tres veces por semana.

5.- RELAJAR LA MENTE. EVITAR EL ESTRÉS. El último aspecto -aunque quizá el más importante-, es buscar controlar los pensamientos negativos que generalmente nos decimos. Ese crítico interno que llevamos dentro que constantemente nos dice que hacemos las cosas mal o que no somos suficientes. Es importante evitar la culpa y la ansiedad, es decir, el juzgarnos por lo que hicimos mal (pasado) y evitar preocuparnos por lo que puede o no suceder (futuro). Para esto es fundamental aprender a abocarse por completo al momento presente, al famoso AHORA. A pesar de que hoy está muy de moda esto, es muy poca la gente que realmente puede llevarlo a cabo y cumplirlo. La mayoría de las personas son dominadas por sus pensamientos y viven esclavos de ellos, lo que los lleva a vivir una vida de estrés constante en distintos aspectos: pareja, salud, trabajo, entre otros. 

En conclusión, si logramos cambiar nuestros hábitos en estos cinco aspectos de nuestra vida, sin lugar a dudas vamos a comenzar a superar el cansancio, la fatiga crónica y la falta de energía en nuestro día a día. Eso sumado a otros cambios que vamos a comenzar a notar, como la transformación de nuestro cuerpo, nuestra piel, nuestro humor y nuestra lucidez mental entre otros beneficios de nuestra salud en general. 

Federico Medina
Life & Wellness Coach

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.


A Imagen y Semejanza

Estos días estuve pensando en el tema de la imagen. En realidad, la auto imagen y su importancia. En el caso de los hombres, la imagen siempre ha sido un tema medio tabú, ya que hace algunas décadas, si uno se preocupaba demasiado por su imagen, se lo tildaba de “maricón”, «afeminado» y otro tipo de expresiones que hacían referencia a la homosexualidad -como si ésta fuera la peor desgracia-, dando por sentado que esto era el mayor insulto que se podía recibir. Por suerte, hoy en día para los hombres, la cosa ya no es tan así y en este sentido se han roto muchas barreras y tabúes. Hoy los hombres cuidan más su imagen que antes, independientemente de su inclinación sexual. 

Por otro lado, también estaba (y creo que hoy en día sigue estando presente) la identificación entre auto imagen y belleza, y superficialidad. Como ya lo expliqué en otro artículo, esto es completamente infundado y parte de la división de la persona entre material y espiritual, como si esto fuera posible. Sin embargo, este tipo de interpretación de la realidad (y de las personas), está completamente desactualizado, ya que la propia ciencia a través de la física cuántica, se ha encargado de demostrar que mismo la materia, es energía pura en movimiento. Es decir que la materia es energía que simplemente se materializa al moverse a determinada velocidad o vibración. 

Esa energía, que si se descompone hasta sus partículas subatómicas, termina siendo invisible e imperceptible, es lo que termina (o comienza) en el espíritu o alma. Sin embargo, nadie en este planeta sabe aún dónde termina la inmaterial (el alma o espíritu) y donde comienza lo material (el cuerpo). Es por esto que calificar de superficial la propia imagen o la preocupación por la belleza, es totalmente desacertado. 

La realidad es que la imagen propia que vemos como exterior, no es más que una expresión o manifestación de esa energía, de ese espíritu que somos. Manifestamos externamente, lo que somos interiormente. Manifestamos en nuestro cuerpo material, lo que somos a nivel espiritual, lo que pensamos y lo que creemos. Nuestros pensamientos y creencias, manifiestan (crean) nuestros cuerpos, nuestra imagen. 

La belleza profunda de una mirada, de una sonrisa, se puede captar muy fácil y de manera muy evidente, cuando eso nace del alma. Lo mismo pasa con la tristeza, la ira, la envidia… Todos aspectos que también son muy evidentes de identificar cuando se adueñan de una persona, incluso aunque esa persona quiera maquillarlos. 

El punto es que el cuidado de la imagen personal, de la propia belleza y del estilo propio, es un aspecto fundamental de la persona que demuestra amor propio. Mostrarse dejado, mal cuidado, sucio o desordenado, no es más que un reflejo de cómo somos interiormente. Y la imagen personal, es la carta de presentación que tenemos ante el mundo; y cómo nos presentamos ante nosotros mismos y ante el mundo, es lo que va a determinar lo que atraemos. Porque como bien se sabe, atraemos aquello que somos, no aquello que decimos ser o que queremos ser. 

Y por último, tampoco hay que confundir el cuidado de la propia imagen, belleza y estilo, con vanidad. A diferencia del amor propio, la vanidad se caracteriza por ser vacía, hueca, falta de consistencia; a partir de la cual surge la constante necesidad de ser aceptado y apreciado por el otro. Es justamente lo contrario al sano cuidado de la imagen, pues aquella parte de un claro sentido de carencia, mientras el amor propio se caracteriza por la abundancia de amor, justamente.

Por eso, el cuidado de la imagen personal, la propia belleza y del estilo o clase propias, cuando parte del amor hacia uno mismo, es una de las cosas más importantes que una persona puede desarrollar para poder mejorar como persona para sí mismo y para los demás. 

Federico Medina
Life & Wellness Coach

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.