Situaciones y Relaciones Tóxicas, Son de Verdad Tóxicas?

La sociedad, los medios y la moda actual, nos dice y nos repite permanentemente sobre “lo tóxico”, sobre todo referido a “personas tóxicas”.

Ahora, sobre las situaciones y las personas tóxicas hay que aclarar algo: cuando aparecen en nuestra vida, es porque nosotros las atraemos casi siempre de manera inconsciente. Entonces, en todo caso, los tóxicos seríamos nosotros también.

Por otro lado, estas situaciones y personas “tóxicas” las atraemos para aprender y evolucionar, mejorar como personas. Pero para esto es necesario algo que no está de moda mencionar porque es algo difícil de hacer: tomar conciencia que justamente uno mismo atrajo eso para aprender.

Y así, tomando conciencia, podemos atravesar esa situación o convivir con la persona “toxica”, buscando siempre aprender de ella. Por eso es que no coincido para nada con etiquetar a las personas o situaciones de “tóxicas” como si uno fuera el “sano” perfecto que simplemente despacha personas y situaciones porque se siente incómodo.

Quien se comporte siempre así, está claro que se terminará quedando sólo y en un mismo lugar, sin vivir las experiencias más enriquecedoras de la vida, con las que más aprendemos.

Personas “Tóxicas”

Esto no quiere decir tener que aceptar cualquier situación o a cualquier persona. No. Es uno quien debe poner el límite de hasta dónde convivir con estas situaciones o personas para aprender y no terminar dañados. Esto es algo totalmente subjetivo, pues algo que puede ser tolerable para uno, puede no serlo para otros.

Este tema aplica a los distintos ámbitos de nuestra vida, tanto a una relación con otra persona (pareja, familiar, amigos) como a la relación con nuestra salud (por ejemplo, el sobrepeso y la obesidad) o a nuestra situación económica (estar quebrados o en una situación de carencia).

A pesar que son distintas áreas, los principios son los mismos, y en lo personal creo que ni las personas ni las situaciones son tóxicas de por sí. Mucho menos puede llamarse de toxico a algo que nos da la inmensa posibilidad de crecer y ser mejores.

La Noche Oscura del Alma

Es por esto que el santo poeta San Juan de la Cruz le dedicó a modo de agradecimiento, su poema más hermoso y conocido a sus debilidades y sus “pecados”: La Noche Oscura del Alma. En él demuestra su agradecimiento a sus debilidades y sus pecados, porque fue gracias a ellos que logró tomar conciencia, aprender y mejorar como persona.

Por eso, la próxima vez que etiquetemos a alguien o algo de “tóxico”, prestemos atención y pensemos por qué trajimos esa situación o persona, y sobre todo para qué la atrajimos. Para aprender qué cosa. Y de este modo es como iremos mejorando cada vez más en todas nuestras áreas de la vida.

Federico Medina

Si te gustó este artículo y te interesa este tipo de contenido sobre liderazgo y desarrollo personal, superación y cómo mejorar la vida en general, a través de mejorar aspectos como la salud y el desarrollo físico, las relaciones interpersonales y la abundancia y prosperidad individual, te invito a que te suscribas al blog dejando tu mail en el siguiente formulario. Muchas gracias!

Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s